º Cuenta una antigua leyenda, que un niño tiene el siguiente diálogo con Dios:

 

* Señor Dios, ¿siempre viviré aquí?.

+ No hijito, pronto irás a la tierra a cumplir tu misión.

* Pero Dios, soy muy pequeño e indefenso, ¿Cómo podré vivir solito?

+ Entre muchos ángeles escogí uno para ti que te recibirá.

* Pero Señor, aquí juego, canto, sonrío y me siento bien.

+ Tu ángel te jugará, te cantará y te sonreirá todos los días, y tú descubrirás un sentimiento inexplicable que te hará sentir muy feliz.

* Señor dicen que en la tierra hay hombres y no sé como voy a hablarles.  

+ No temas, tu ángel te dirá las palabras más dulces y tiernas que puedas oír, y con mucha paciencia te enseñará a hablar.

* ¿Y cuando quiera hablar contigo?

+ Tu ángel te juntará las manitos y te enseñará a orar y así me hablarás.

* Pero Dios me contaron que hay hombres que hacen cosas malas ¿cómo me defenderé?

+ Tu ángel con todo su amor te protegerá, te cuidará aún a costa de su vida.

* Señor, voy a estar triste porque no te veré más.

+ Tu ángel te hablará de Mí, te enseñará a hablarme, te hará descubrirme en toda la creación, en cada niño, en cada hombre, en cada abuela, en cada pobre, en cada

  enfermo y así me podrás sentir, tocar y amar.

* Pero de ésta manera,¿te volveré a ver?

+ Si me has amado durante tu misión como tu ángel seguro te enseñará, me verás aún más plenamente y junto a todos viviremos y cantaremos en paz y alegría.

 

En ese instante, comenzaron a oír voces terrenales y mucha agitación cuando la voz del niño suavemente dijo

 

* Dios mío, Dios mío, por favor dime el nombre de mi ángel

+ Su nombre no es tan importante, tú le dirás MAMA.

 

 

El amor, la paz y la alegría, cuanto más se reparten, más se tienen.

 

Si  la excepción confirma la regla, una madre confirma que lo esencial es invisible a los ojos.

 

Explicamos lo que sabemos, pero enseñamos lo que somos.  

 

 

PAZ Y BIEN

 

 

FELIZ DÍA DE LA MADRE               Año Santo del 2000              LA  VERONESE