MADRE


                                                            

 


Una madre es la excelsa expresión            

de su realidad femenina,

que plasmó nuestro Creador,

cuando originaba la vida.

 

Y es que su fecundidad

no debía quedar anulada,

porque inauguraba la humanidad

aunque de otro ser necesitara.


El hombre perdió el honor

en la relación con el Padre                                      

y apareció el sufrimiento y el dolor

que transformó la mujer en madre

 

Y alternando el sol y la luna

tanta entrega y ternura vio

que el Señor quiso tener una

que con nosotros compartió.

 

Sin querer enmarcar

aunque se trate de un encuadre.

comenzaré a trazar

pinceladas de una madre.

 

Es un vientre que silencioso crece,

que suscita expectativa,

que al tocarlo nos enternece

porque está gestando una vida.

 

Es vivir acompañando un actuar

con alegrías y sufrimientos,

un enseñar a esperar

sin  que reine el desaliento.

 

Es hacer  brotar un manantial

de momentos placenteros

cuando todo sale mal

y la aridez cubre el sendero,

 

Es  diluir el fracaso

en gotas de frescura

con el calor del abrazo

y con besos de ternura

 

Es hacer descubrir una salida

cuando todo parece cerrado                               

es mostrar un futuro lleno de vida

si la muerte dijo presente en el pasado.

 

Es empezar cada día

aunque la tarea nunca termine

porque ella ofrenda su vida

por un amor más sublime

 

Es despertar sentimientos

y encarrilar discusiones,

acompañar emprendimientos

y apaciguar las pasiones.

 

Es en esos días de espanto,

de vacío y de hastío,

romper en incontrolable llanto

y sentirse amado y comprendido.

 

Si está en este mundo

o partió hacia el Creador,

una madre siempre señala el rumbo

de la alegría, la concordia y el amor.


                                                                                      Jorge A. Giangreco

                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

La vida nunca se encierra sobre sí misma. está al servicio de lo que vive o busca nacer.

 

No todos los hijos son deseados, pero más hermoso es que sean  aceptados y amados

 

 


FELIZ  DIA  DE  LA  MADRE                    Año 2001                  LA VERONESE