FELIZ DÍA DE LA MADRE                                                                                                                            LA VERONESE  2010

FELICES LOS PECHOS

Felices los pechos que me amamantaron, el vientre que me engendró y el corazón que me cobijó.   Felicidad, Alegría y Paz para mi madre.

“Felicidad” empieza con “Fe”, y qué grande fue la tuya para procrear una nueva vida en este convulsionado y confundido mundo. “Fe” en tu vocación de servicio para encarar la hermosa pero costosa aventura de educar un hijo. “Fe” como  para no desesperarte en medio de tantas dificultades. “Fe” en tus instintos maternales y en tu corazón de madre.

 

Y no habrá mujer alguna

A la que esto no le cuadre

Yo alabo al eterno Padre

No porque las hizo bellas

Sino porque a todas ellas

Les dio corazón de madre

 

                                                                                                                MARTÍN FIERRO

 

Porque yo sé bien que te hice, te hago y te haré sufrir. Desde antes que supieras que existía, me apoderé de tu cuerpo y te provoqué sensaciones raras y muchas te incomodaban. Y cuando supiste que  existía, me apoderé totalmente de vos, y empezaste a soñarme, a cuidarte para mí, a pensarme con ternura, tu vida se transformó definitivamente en una auténtica y eterna aventura de amor. Y me soñabas de mil maneras, una más linda que otra, y pensabas mi nombre, y te imaginabas llamándome y yo te miraba y te regalaba mi primera sonrisa, o mi primer e indefinido vocablo.

Y cuando esto se hizo realidad, se desvanecieron todos tus temores, tus dolores e incomodidades y sentiste que valió la pena todo lo sufrido.

Y luego en un determinado momento, se tomaron de la mano con papá, me miraron, se miraron, dijeron “parece increíble”, asomaron lágrimas en los ojos, y se besaron perfumando de amor la habitación.

Y después sigue la vida, las primeras palabras, los primeros pasos, el jardín de infantes, la primaria, viaje de egresados, cumpleaños, secundario, amigos, campamentos, noviazgo, universidad, casamiento, nietos, y…

Pero hoy quiero expresarte que gracias a tu SI a la vida, yo SOY. Nada de lo que tengo, logré, soy o seré, sería sin tu SI. Como hijos pensamos que las madres no tienen vida propia, que viven para satisfacer nuestras necesidades y a veces caprichos. Pero te amo. Y con el transcurso del  tiempo te valoro más y me doy cuenta que mis mejores actitudes y cualidades fueron forjadas con paciencia y cariño por vos. Te diste cuenta que todo lo que me decías y que aparentemente no te escuchaba, me fue moldeando. Descubrí con mis hijos cuánto te costaban esos no y esos retos, cuántas lágrimas que no veíamos se enjugaban en un "hola ”. Cuántas noches sin dormir y angustiadas por no poder curarme. Gracias por darme besos, mimos, abrazos, cuidados, comida, ropa limpia, zapatillas nuevas y tantísimas cosas más que me diste, porque es verdad que la madre es como el boxeador: encuentra más placer en dar que en recibir. También  gracias por lo retos, las prohibiciones, por tus “¿adónde vas?”, por tus “cuídate de ese que no te conviene”, por hacerme arreglar el cuarto, por hacerme poner la mesa, por forzarme a estudiar, y por todo lo que no quería y era para mi bien.

Pero fundamentalmente gracias por darme un hogar lleno de amor, gracias por transmitirme la fe en Dios, gracias por enseñarme a ser responsable, a valorar el trabajo y a convivir ayudando a los demás.

Desde lo más íntimo de mi ser, gracias por lo que me diste, por lo que quisiste darme y no pudiste, y  por lo que querés seguir dándome. Gracias MAMÁ.

                                               Tu hijo que te ama, aunque pocas veces te lo diga.

 

Visitá  nuestra Página Web: www.laveronese.com.ar

 

Textos del Día de la Madre  de años anteriores: http://www.laveronese.com.ar/lavidriera/madre/madre.htm

 

Sumate  a nuestro Grupo en Facebook: Fábrica de Pastas “La Veronese